¿Qué pasa si no puedo pagar mi carro en USA?

La situación económica en Estados Unidos, como en casi todo el mundo, se vio gravemente afectada por la pandemia del Covid-19. Ante la crisis financiera, muchas personas presentaron problemas para pagar las cuotas del préstamo de su vehículo.

que pasa si no puedo pagar mi carro en usa

Dicho escenario llevó a que algunos se retrasarán hasta 90 días en los pagos de las cuotas de los autos. Pero, ¿Qué pasa si no puedo pagar mi carro en USA? ¿Me lo pueden embargar?. A continuación, te facilitaremos una respuesta a esta pregunta, así como las alternativas que puedes seguir para solventar el inconveniente.

Índice
  1. ¿Qué pasa si no puedo seguir pagando mi auto?
    1. Habla con tu prestamista
    2. Refinancia el préstamo
    3. Véndelo o realiza un intercambio
    4. Embargo del coche
  2. ¿Me pueden embargar un coche por la deuda?

¿Qué pasa si no puedo seguir pagando mi auto?

En primer lugar, debes estar al tanto de que te encuentras obligado a pagarlo. Por ende, si este es tu caso, podrías enfrentar serios problemas como ver tu score crediticio disminuir hasta alcanzar una puntuación muy baja.

Recuerda que para solicitar hasta una simple tarjeta de crédito, necesitas contar con un historial en materia de pagos, económica y financiera buena o al menos regular. Además de esto, si no puedes continuar abonando tu carro, el mismo puede que sea embargado.

Pero, como si no fuera poco, deberás seguir pagando las cuotas de ese coche que ya no será tuyo. Recopilando cada uno de estos graves inconvenientes, en el futuro te será muy difícil volver a solicitar un préstamo, y si alguna entidad o cooperativa de crédito llegase a darte uno, las tasas de interés serían muy altas. En síntesis, terminarías gastando mucho más dinero del que pensaste gastar en un principio.

no puedo pagar prestamo coche

Habla con tu prestamista

Para que la situación no pase a mayores, es una buena idea contactarte con la entidad que te prestó el dinero. Si no puedes pagar las cuotas del préstamo de auto, a ellos también le implicará un problema, ya que, el embargo no les implica la recuperación del valor del vehículo.

Por lo tanto, llama a tu prestamista lo más pronto posible para ver si pueden llegar a una solución. Explícales que tienes complicaciones para hacer los pagos y si existe la posibilidad de que te facilite una forma de ayuda para abonarlos. En algunos casos, las entidades financieras acuerdan en suspender por un cierto periodo los pagos sin que esto implique una penalización, sobre todo si has abonado a tiempo en el pasado.

Al momento de consultarles, sugiéreles un monto en concreto que sí puedas pagar en los próximos meses. Tras la pandemia, el Gobierno federal solicitó a los prestamistas que ayudasen a los consumidores para evitar mayores problemas y resolver la situación por el bien de ambas partes.

Refinancia el préstamo

Si cuando solicitaste el crédito para obtener tu carro tu situación crediticia no era la mejor, seguro estás pagando altas tasas de interés. Pero, si has abonado en tiempo y forma las cuotas, es muy probable que tu puntuación FICO sea mucho más favorable actualmente.

refinancia prestamo carro

De ser así, la mejor alternativa para no dejar de pagar tu auto es refinanciando el préstamo. Claro que al hacerlo, busca que el tipo de interés sea menor, lo cual te ayudará a reducir tu cuota mensual. Sin embargo, si no has abonado en las fechas o plazos estipulados con tu prestamista, no te convendrá refinanciarlo.

Por otra parte, debes comprender que si bien esto podría ayudarte, tendrás que continuar pagando el préstamo por un tiempo mayor. Coméntale la posibilidad de requerir esta medida a tu prestamista o encontrar una cooperativa de crédito que ofrezcan mejores condiciones.

Véndelo o realiza un intercambio

También puedes optar por alguna de estas opciones. Si decides venderlo para terminar de pagarlo deberás tener en cuenta una serie de cuestiones. Una de estas es que lo vendas de forma privada. El monto que obtendrás será mayor que si lo haces mediante un canje o intercambio.

Un ejemplo que te puede servir es el siguiente. Según la web de Kelley Blue Book, un Toyota Camry año 2017 en buen estado y con 30.000 millas, tiene un valor de canje de $14.443, a diferencia que el costo por venta privada de $16.494. Esto significa que apercibirás entre un 15% y 25% más, si lo vendes por tu parte.

No obstante, ponerlo en venta conlleva una serie de gastos y tiempo. Deberás colocar el anuncio en la web o periódico local. Tampoco lo venderás de un día para otro, a menos que ya tengas un comprador. Además, en caso de que no lo consigas vender a un buen precio, tendrás que buscar otra forma de conseguir el dinero restante para pagarle al prestamista.

Aunque existe la posibilidad de que quien desee comprártelo, esté de acuerdo en hacerse con las cuotas del préstamo. Pero para ello deberá cumplir con algunos requisitos como que el mismo sea pagable (asumible) y que el comprador tenga un buen historial de crédito.

Lo otro que puedes hacer es cambiar tu carro por uno más barato. Para ello deberás averiguar lo que vale. Esta alternativa se destaca por encima de la venta privada, ya que hay más chances de que el canjee se de mucho más rápido que lo primero. Sin embargo, tendrán que restarte pocas cuotas para pagar el préstamo. Ante la duda, consúltale a tu prestamista si es posible seleccionar esta opción.

Embargo del coche

Cuando ya no quedan alternativas, ni ases bajo la manga, solo quedará el embargo. Aunque dejará una importante marca en tu score crediticio, puede que no sea el fin del mundo. Existe la posibilidad de que tu prestamista te otorgue la chance de recuperar tu auto. A esto se le conoce como reestablecer su reposición.

embargo auto

Claro que deberás pagar lo que adeudes para, al menos, ponerte al día. Ten muy en cuenta que esta alternativa tiene un corto periodo: como mucho 2 semanas. Así que no pierdas el tiempo. Pero, si nada de esto funciona, el prestamista colocará el coche en una subasta y continuarás debiendo la diferencia entre el valor de la misma, lo que reste del préstamo y los costos por la recuperación.

¿Me pueden embargar un coche por la deuda?

Lamentablemente, la respuesta a esta pregunta es, sí. Si te atrasas en tus pagos y alcanzas una deuda elevada, el prestamista está en su pleno derecho de embargar tu vehículo. Además, tendrás que abonar los costes del embargo y tu historial crediticio se verá claramente afectado.

En la mayoría de los estados, la entidad que te prestó el dinero para la compra de un auto ni siquiera tiene la necesidad de informarte sobre el embargo o emitir una orden judicial por él. No obstante, algunos sí requieren de al menos una notificación previa a esta acción. En esta misma se debe informar los pagos que no se han hecho, así como otorgarle a la persona un periodo de tiempo para realizarlos para que pueda evitar que se produzca la incautación.

(Importante: si eres militar, cuentas con una protección extra en contra del embargo gracias a la Ley de Ayuda para los Integrantes de las Fuerzas Militares para préstamos.)

Para tu información, el prestamista o entidad financiera no podrá “quebrantar la paz” en el curso del embargo. Es una ley que se rige en todos los estados, aunque puede variar de uno a otro. Gracias a esto, estás protegido contra amenazas o ante el posible retiro del auto de tu garaje sin permiso.

En el caso de que este pacto llegase a ser quebrantado, comunícate lo antes posible con las autoridades locales. Podrías recurrir a la figura de daños y perjuicios y así ser resarcido económicamente o solicitar que te sea disminuida el monto que debes después de la venta del coche.

Para que nada de esto te ocurra y no tengas problemas para pagar el préstamo de tu automóvil, lo aconsejable es hacer un presupuesto antes de realizar la compra. Procura seguirlo, así evitarás una situación de este tipo.

¡Déjanos tu voto!

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizamos cookies con el fin de ofrecerte la mejor experiencia en nuestra web.Puedes informarte de las cookies utilizadas o desactivarlas aquí. Más información